es Español

Coincidiendo con el Día Mundial de la Salud Bucal el pasado 20 de marzo, hemos querido publicar un post en nuestro blog para transmitir la importancia que tiene la higiene de la boca, por ser una de las vías de entrada de virus y bacterias a nuestro cuerpo y para concienciar de que una buena higiene bucodental desde edades tempranas puede ayudar como medida preventiva. La higiene oral es una medida fundamental para la eliminación de la placa bacteriana y la prevención del proceso cariógeno y la patología periodontal.

La higiene es una de las principales formas de preservar nuestra salud. Dentro de la higiene diaria también tiene relevancia el cuidado de la boca durante todas las etapas de la vida (desde que aparecen los primeros dientes), ya que la falta de ésta podría acarrear múltiples enfermedades. Por esto, es tan importante mantener de por vida los hábitos de higiene bucal adquiridos, junto con las revisiones periódicas del dentista.

Cada vez existe más evidencia sobre la relación de la cavidad bucal con otras partes del cuerpo. La boca no es un sistema aislado, y la salud bucal está relacionada con la salud general. Existen patologías sistemáticas de otras partes del cuerpo que tienen repercusiones sobre la cavidad bucal. A su vez, ciertos trastornos bucales derivados algunos de una mala higiene, pueden tener repercusiones sobre la calidad de vida, como la xerostomía, la hipersensibilidad o la halitosis.

En la situación actual de pandemia por COVID-19, es necesario tomar todas las medidas preventivas que estén a nuestro alcance. Además del uso de mascarillas, mantener la distancia con otras personas y el lavado de manos, se recomienda extremar las medidas de salud bucal. Ahora más que nunca, una buena salud bucal es clave para una buena salud general de todas las personas. Mantener una buena higiene dental no cura la enfermedad COVID-19, ni impide el contagio, pero podría ayudar a disminuir la carga viral en la cavidad bucal y a prevenir así la transmisión por parte de una persona portadora del virus, por lo que es una medida más de prevención.

Cuida tu boca

  • Lleva una alimentación sana y equilibrada, evitando las bebidas y los alimentos azucarados y ácidos y potenciando el consumo de alimentos ricos en calcio y vitaminas A y C.
  • Controla el consumo de alimentos azucarados. Lo ideal es evitar comerlos pero, si se consumen, es importante lavarse después los dientes.
  • Por supuesto, evita el tabaco y al alcohol, factores de riesgo importantes de un gran número de patologías bucales. Los pacientes que dejan de fumar recuperan una encía sana unos meses después de abandonar el hábito tabáquico, por lo que la deshabituación tabáquica también es una garantía de salud para la cavidad bucal.
  • Mantén una higiene bucodental óptima
  • No olvides las revisiones periódicas con el dentista, al menos 1 ó 2 veces al año, para detectar a tiempo cualquier problema que aparezca y evitar un empeoramiento que derive en tratamientos más costosos y agresivos.
  • La autoexploración, en busca de heridas, ulceraciones, placas, etc, debe hacerse como medida complementaria a las revisiones anteriores.

Pautas para una buena higiene bucal

El objetivo de una buena higiene bucal es prevenir y eliminar el acúmulo de biofilm bucal para prevenir sus efectos nocivos sobre dientes y encías. Las principales pautas que se deben seguir son:

  • Limpia los dientes a diario, al menos 3 veces al día y durante al menos dos minutos.
  • Elige un cepillo adecuado que el tamaño del cabezal no sea muy grande y que los filamentos sean medios o suaves.
  • Utiliza sedas o cintas dentales o cepillos interproximales si el espacio es amplio, para limpiar entre los dientes y conseguir así una higiene 100% completa. En el área interproximal se acumula el biofilm bucal causante de las principales patologías bucales, como caries, gingivitis o halitosis
  • Utiliza reveladores de placa para que el biofilm bucal sea más visible y, por tanto, faciliten el cepillado.
  • Realiza la limpieza lingual. Es fundamental la higiene de la lengua diariamente para la eliminación del cubrimiento lingual, contenedor de bacterias, virus y células epiteliales descamadas, favorecedores del mal aliento.
  • Utiliza irrigadores bucales para eliminar las bacterias depositadas en los dientes, las encías y los lugares de difícil acceso.
  • Realiza enjuagues bucales (de uso diario o específicos según las necesidades), para reducir eficazmente el biofilm bucal y proporcionar el máximo frescor.

Resuelve tus dudas

¿Cada cuanto tiempo debemos cambiar el cepillo de dientes? Los filamentos del cepillo de dientes deben tener una dureza y disposición apropiada para ser capaces de eliminar la placa bacteriana. Por término medio, la vida media de un cepillo no debe ser superior a 2-3 meses, ya que para entonces los filamentos estarán muy deteriorados.

¿ A qué edad tienen los niños que empezar a limpiarse los dientes? Los padres deben ayudar a sus hijos a limpiarse los dientes desde el momento de la dentición. Además, deben acostumbrar a los niños a mantener medidas higiénico-dietéticas que prevengan de enfermedades bucales futuras que puedan provocar la pérdida de piezas dentales e incluso de la salud general.

¿Cuántas veces al día hay que cepillarse los dientes? Para conseguir una adecuada higiene bucodental es necesario cepillarse los dientes 3 veces al día, después de las comidas, y debe realizarse durante 3 minutos para asegurarnos una correcta limpieza.

Conclusión

Sonreír es sano incluso cuando no hay motivos para hacerlo y la mejor manera de ahuyentar el enfado, la tensión o el desánimo de estos tiempos. Este simple gesto desencadena en el organismo una serie de mecanismos que inciden de forma positiva en la salud. Además, una persona que lleva la sonrisa puesta se relaciona mejor, probablemente porque sonreír le proporciona la confianza en sí misma para interactuar con los demás, y las personas nos sentimos muy cómodas entre aquellas que sonríen.

¡Por todo esto en la farmacia Pugès cuidamos de tu sonrisa y de tu salud bucal! En la farmacia te ofrecemos un amplio vademécum de productos de higiene dental que cubre desde las necesidades bucales más básicas hasta las más exigentes, y te asesoramos sobre los productos que mejor se adaptan a tus necesidades, ¡consúltanos!