Categoría: Sin categoría

Cuidado de los pies

Cuidado de los pies

¿Te has parado a pensar alguna vez el papel tan fundamental que tienen los pies en nuestra anatomía? No sólo les hacemos soportar todo nuestro peso corporal sino que también les sometemos a una importante actividad física diaria.

A pesar de que se trata de una de las partes del cuerpo más delicadas, muchas veces nos olvidamos de ellos en nuestra higiene y cuidado diarios, y sólo en el momento en que surgen los problemas recordamos que tenemos pies. Siete de cada diez personas presentan algún tipo de problema en los pies, siendo más habituales en las mujeres de entre 40 y 70 años, amas de casa, deportistas, profesionales que pasan mucho tiempo de pie o personas diabéticas de tipo 2.

A continuación te describimos las principales afecciones del pie que suelen generar consultas en el día a día de nuestra farmacia, así como sus tratamientos y las medidas higienicosanitarias y los estilos de vida que pueden ayudar a prevenir estos problemas.

Fisiología del pie

El pie posee una compleja estructura compuesta de 26 huesos, 33 articulaciones, 107 ligamentos y 19 músculos, y su piel difiere de la del resto del cuerpo en que no posee glándulas sebáceas pero posee un elevado número de glándulas sudoríparas. Además, la epidermis tiene un mayor espesor en la planta de los pies para amortiguar el roce.

Afecciones del pie

Los pies no sólo soportan todo el peso corporal, sino que también están expuestos a continuas agresiones, lo que les hace susceptibles de presentar numerosas afecciones:

Hiperqueratosis. Es el aumento de grosor de la capa córnea en zonas sometidas a presión y/o rozamiento. La epidermis reacciona ante la fricción continuada produciendo más células con alto contenido en queratina, responsable de la dureza. Las formas de hiperqueratosis los callos y las callosidades o durezas.

Hiperhidrosis plantar. Es el exceso de secreción de sudor en los pies, que resulta poco agradable por el mal olor al que va asociada. No se puede eliminar definitivamente pero sí regularla con algunas medidas, como utilizar calcetines o medias de materiales naturales que permitan la transpiración, cambiarlos frecuentemente y emplear productos destinados a regular la sudoración.

Micosis. Una de las afecciones más frecuentes en los pies es la micosis o infección por hongos como la tinea pedis o comunmente llamada pie de atleta, que se localiza en la planta del pie y en los espacios interdigitales, y que se caracteriza por enrojecimiento, intenso prurito, grietas y descamación en la piel de la zona afectada. Se contagia fácilmente, por lo que es preciso tener especial cuidado en las zonas de uso público como piscinas, duchas o vestuarios, y evitar el ambiente húmedo en los pies, por lo que se aconsejarán zapatos que permitan la transpiración.

Grietas. Son generalmente el resultado de una excesiva sequedad cutánea y suelen aparecer en los talones. En principio no suponen un problema más allá del aspecto estético, pero pueden favorecer la entrada de microorganismos. Para evitar su formación se aconseja aplicar diariamente cremas hidratantes.

Juanete. Es una deformidad del dedo gordo que produce una prominencia lateral del hueso y cuyo síntoma principal es el dolor. Usar calzado cómodo y ancho en la punta y el empleo de parches, separadores interdigitales o plantillas ortopédicas puede reducir los síntomas.

Cuidados cosméticos del pie

En la farmacia disponemos de una amplia variedad de productos cosméticos destinados a mantener y mejorar la salud del pie:

Cremas y geles hidratantes, destinados a ablandar el estrato córneo hiperqueratinizado, suavizar e hidratar la piel del piel. Los geles se diferencian de las cremas por su mayor efecto refrescante y su fácil aplicación.

Productos para baños de pieLa inmersión de los pies en agua tibia estimula la circulación, reduce la flora bacteriana y elimina los restos de sudor.

Cosméticos para combatir la hiperhidrosis: antitranspirantes, que inhiben la secreción de sudor; y desodorantes, que modifican el olor del sudor.

Productos indicados en hiperqueratosis. Para eliminar la piel hiperqueratinizada se pueden emplear métodos mecánicos como la piedra pómez, limas o cremas exfoliantes, sumergiendo antes los pies en agua tibia durante 10-15 minutos. Si no es suficiente se aplicarán sustancias queratolíticas como el ácido salicílico.

Consejos para cuidar los pies

Una adecuada higiene del pie puede prevenir infecciones y lesiones en las extremidades inferiores:

  • Asea tus pies a diario. Asegúrate de lavar bien los tobillos, las plantas, las uñas y los espacios entre los dedos, con agua tibia o fría empleando un jabón con pH fisiológico.
  • Sécalos bien. El exceso de humedad favorece la proliferación de hongos y bacterias, por lo que es importante prestar atención a los espacios entre los dedos y asegurarse de que quedan bien secos.
  • Hidrátalos. Aplica una crema o gel hidratante después del lavado, para evitar la formación de durezas, callosidades y grietas, sobre todo en los talones donde suelen aparecer más grietas.
  • Realízate masajes. Aprovecha por ejemplo el momento de aplicarte la crema hidratante para realizar un pequeño masaje por todo el pie, abarcando desde el talón hasta el tobillo y con dedicación a la planta y el empeine.
  • Presta atención a la pedicura. No dejes que las uñas crezcan en exceso y córtalas en línea recta, sin picos y siguiendo la morfología del dedo.
  • Usa calcetines de materiales naturales que favorezcan la transpiración y evita las costuras muy marcadas que ejercen presión o roces en la piel.
  • Utiliza calzado flexible, transpirable, de anchura adecuada a tus pies y cómodo. Que tenga una planta acolchada o, en su defecto, utiliza una almohadilla plantar sintética para evitar sobrecargar tus pies. Evita los tacones altos y estrechos.
  • Realiza ejercicios con regularidad. Es importante mantener los músculos, articulaciones y tendones de los pies activos. Para trabajarlos, estira y recoge a menudo los pies, mueve los dedos y gira los tobillos.
  • Protege tus pies en espacios públicos con chancletas o escarpines de goma para evitar infecciones por hongos o verrugas en zonas de uso público, como piscinas.
  • Consúltanos en la farmacia acerca de los productos como almohadillas plantares, protectores antifricción, dediles, separadores, taloneras…, diseñados para aliviar las molestias provocadas por las distintas patologías.

¡Tómate tu tiempo para prestar atención a tus pies!

Elegir el repelente de mosquitos

Elegir el repelente de mosquitos

Llega el verano y con él los temidos mosquitos con sus picaduras. En la mayoría de casos no suponen más que una molestia leve que pasa en algunas horas o días, pero en otros casos, si se produce una reacción alérgica o la transmisión de alguna enfermedad, el problema adquiere mayores dimensiones. Es hora de elegir el repelente de mosquitos.

Normalmente son las hembras de varias especies de insectos las que pican, puesto que necesitan la sangre para poder llevar a cabo su ciclo reproductivo. Las reacciones que provocan en la piel son el resultado de una respuesta defensiva de nuestro sistema inmunológico contra la saliva o el veneno de los insectos, y se puede formar una pápula dolorosa y molesta con picor.

La experiencia nos demuestra que no todos somos iguales ante los mosquitos. ¿Por qué a algunos apenas les pican y a otros los devoran? A pesar de la creencia de que se debe a “la sangre dulce”, tiene que ver con el olor corporal, y éste se debe a factores como la temperatura corporal, las hormonas o el cosmético que te hayas aplicado. Tampoco somos iguales en la reacción que experimenta la piel ante la picadura, y si eres de los acribillados, tu cuerpo puede entender tras las sucesivas agresiones que no es un peligro mortal y entonces deja de reaccionar desmedidamente con los llamativos habones.

En cualquier caso, ¿cómo elegir el repelente de mosquitos? En el mercado hay decenas de tipos de repelentes contra los mosquitos y algunos más eficaces que otros. Te ayudamos a elegir el que más te conviene.

Los repelentes de mosquitos son una de las herramientas imprescindibles para evitar las picaduras, por eso es de gran importancia  hacer una buena elección del producto de entre todas las opciones posibles.

Al repelente ideal deberíamos exigirle estas características:

  1. Tener una cierta capacidad de evaporación, que permitiera una eficacia de más de 8 horas sin necesidad de repetir la aplicación
  2. Ser efectivo para diferentes especies de insectos
  3. No ser irritante para la piel y las mucosas
  4. Ser resistente al agua
  5. Ser resistente a la abrasión
  6. No tener olor

A la hora de elegir el repelente de mosquitos hay que tener en cuenta una serie de factores:

  • la edad de la persona que lo va a usar
  • el lugar donde vamos a estar (ciudad, campo, países tropicales etc)
  • la especie de insecto cuya picadura queremos evitar

Los repelentes de insectos se pueden clasificar en dos categorías:

  • Repelentes sintéticos convencionales
  • Repelentes biopesticidas

Repelentes sintéticos convencionales

DEET (NN, dietil-3-metilbenzamida o NN, dietil-m-toluamida). Es el repelente más utilizado. Las concentraciones utilizadas van desde el 5% hasta el 40%, en múltiples presentaciones: soluciones, lociones, cremas, geles, aerosoles, spray y toallitas impregnadas. Es bien tolerado, aunque en algunos pacientes aparece irritación, urticaria y erupciones, a concentraciones elevadas o si se usan durante un tiempo prolongado. Si se utiliza simultáneamente con filtros solares, se debe aplicar el repelente unos 30 o 60 minutos después de haberlos aplicado para no disminuir la eficacia del protector solar.

Repelentes biopesticidas

Los posibles efectos tóxicos de los productos químicos han favorecido la comercialización de otros de origen natural:

Citronela: es un aceite esencial de origen vegetal que se encuentra en muchos repelentes de insectos basados en hierbas naturales. Huele a limón y proporciona menos tiempo de protección que los repelentes con DEET, por lo que requiere de aplicaciones más frecuentes para mantener la eficacia. El aceite de citronela es poco tóxico y su aplicación tópica no suele provocar reacciones adversas.

Citriodiol: o PMD (p-metano-3,8 diol) se obtiene de un tipo de eucalipto (Eucalyptus citriodora), con eficacia protectora equivalente a los preparados de DEET al 20% durante 4-6h en concentraciones del 30%. De olor agradable y sin efectos adversos importantes, aunque puede producir irritación ocular.

Repelentes para la ropa Dejar al aire la mínima extensión de piel cubriéndola de ropa es otra opción, aunque la picadura de algunos puede atravesar la tela. Aquí entran en acción los repelentes para la ropa, con permetrina al 25%, el mismo principio activo usado contra los piojos. Se emplea solo si se viaja a zonas de riesgo de malaria o similar, pues esta neurotoxina puede causar irritaciones si lo aplica sobre la piel y se aplica solo sobre la ropa, dejándola secar bien antes de ponérsela.

Insecticidas de enchufe Pueden mantener a raya los mosquitos siempre que estemos en interiores. El ingrediente activo es la praletrina, un tipo de piretroide tóxico para los mosquitos pero seguro para seres humanos y mascotas. Se encuentran en formato líquido o en pastillas que se volatizan por el calor del propio enchufe. No hacen ruido.

Recomendaciones generales de empleo

  • Utilizar en el exterior y en espacios abiertos durante el tiempo necesario, y cumplir estrictamente las instrucciones de uso, especialmente el número de aplicaciones diarias permitidas
  • No se deben de aplicar en niños menores de 2 años. En niños más mayores, evitar la aplicación siempre que se pueda, y nunca aplicar en las manos, por el riesgo de que se las lleven a la boca o los ojos.
  • Los protectores solares pueden interferir en la acción de los repelentes de insectos y hay controversia en el orden de la aplicación. Se pueden utilizar preparados combinados, pero hace falta asegurarse de que la concentración es la adecuada para protegerse.
  • Cuando ya no sea necesario el repelente, hay que limpiar la piel con agua y jabón
  • Se ha de aumentar la frecuencia de aplicación después del baño o si se suda mucho
  • Si se presenta algún tipo de reacción en la piel, hay que lavar la zona con agua y jabón y consultar un profesional sanitario

¿Qué repelente es el más recomendado en zonas donde el mosquito transmite enfermedades? El DEET en concentraciones más elevadas (20%-50%) es uno de los repelentes más eficaces ante los mosquitos e insectos en general pero la información sobre las especies de mosquitos que habitan en las diferentes zonas del mundo la proporciona el centro de referencia para la vacunación y prevención de enfermedades tropicales

¿Son tóxicos? En general son bastante seguros si se utilizan conforme a sus recomendaciones y durante periodos de tiempos cortos. Los preparados más concentrados pueden presentar más toxicidad, por eso es conveniente utilizar el repelente más adecuado para cada situación y dejar los más potentes para situaciones realmente necesarias (viajes a países exóticos, áreas con prevalencia del mosquito tigre, personas muy sensibles a las picaduras, etc.)

¿Se pueden utilizar en niños?  Sin abusar y ajustándose a las indicaciones aprobadas del repelente en cuanto a la edad del niño. En niños pequeños (hasta los 12 años) no más de una o dos aplicaciones al día y, en niños de edad superior, hasta tres aplicaciones diarias Los repelentes están contraindicados en niños menores de 2 años, en los que habrá que usar otras medidas protectoras.

¡Consúltanos en la farmacia cualquier otra duda! ¡Te asesoramos!

Fuente consultada: BOT Plus. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Cuidado de la salud ocular

Cuidado de la salud ocular

El ojo seco y la conjuntivitis alérgica son algunas de las patologías oftálmicas que atendemos con más frecuencia en la farmacia en esta época. Es importante prestar atención a tu salud ocular, porque si bien son patologías de escasa entidad clínica, pueden implicar notables complicaciones y molestias. Un buen cuidado diario de nuestra salud ocular contribuirá a la prevención de posibles enfermedades, infecciones u otras afecciones.

Ojo seco

El ojo seco es la patología más común en oftalmología, estimándose que hasta un 30% de las consultas de esta especialidad son realizadas por este motivo.

El síndrome del ojo seco suele ser más común a medida que las personas van envejeciendo, especialmente en las mujeres.

Ojo seco: Tratamiento

La sequedad ocular se produce por una alteración de la película lagrimal capaz de dañar la superficie debajo de los párpados lo suficiente como para provocar molestias oculares. El principal síntoma es la sensación de cuerpo extraño, descrita por los pacientes como ‘arenilla en los ojos’, además de escozor, enrojecimiento y picor.

Estos síntomas se agravan en determinados ambientes contaminados con humos y gases irritantes, en locales cerrados con aire acondicionado forzado, o por la sequedad ambiental, en verano especialmente.

El tratamiento del ojo seco es complicado y pasaría por eliminar las circunstancias que lo agravan: evitar corrientes de aire, especialmente las salidas de aire acondicionado y los ventiladores próximos, así como los ambientes con humos u otro tipo de polución ambiental.

El tratamiento farmacológico sintomático consiste en la aplicación de lágrimas artificiales, que son soluciones acuosas que suelen contener suero salino fisiológico y agentes lubricantes y humectantes. Además de las lágrimas artificiales también son empleadas pomadas oftálmicas que permiten crear una capa que reduce la evaporación de la película lagrimal.

Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica afecta al 20% de la población. Se debe a una reacción de hipersensibilidad por exposición a alérgenos. El picor y el lagrimeo son las dos manifestaciones más claras de este tipo de conjuntivitis.

Conjuntivitis alérgica: Tratamiento

La primera medida es evitar el contacto con el alérgeno siempre que sea posible, por lo que se recomienda:

  • Evitar salir al campo, y usar gafas de sol en caso de polinosis.
  • Utilizar aire acondicionado (reduce los niveles de polen).
  • Si la inflamación está producida por ácaros, desinfectar la habitación del paciente con acaricidas y tomar las medidas adecuadas para evitar la acumulación de polvo en la casa.
  • Mantener puertas y ventanas cerradas.
  • Evitar el contacto con animales de compañía.
  • Lavar los ojos con suero fisiológico para arrastrar los alérgenos
  • Evitar frotarse los ojos.
  • Aplicar compresas frías o bolsas de hielo.
  • No utilizar lentes de contacto mientras duren los síntomas.

Como tratamiento farmacológico, para un alivio rápido de la sintomatología, son de elección los antihistamínicos oftálmicos e incluso orales.

Consejos generales

La prevención y el cuidado de tu salud ocular debe ser una prioridad a cualquier edad. En un examen ocular los expertos podrán detectar cualquier tipo de problema o tratamiento que puedas necesitar, por lo que es altamente recomendable acudir al oftalmólogo una vez al año.

Presta atención a la fatiga ocular: pasar muchas horas delante de una pantalla de ordenador causará fatiga ocular e incluso dolor de cabeza. Además agravará la sequedad puesto que pestañeamos con menos frecuencia. El remedio para aliviarla es descansar la vista cada pocos minutos mirando a lo lejos durante unos segundos. Notarás como disminuye la incomodidad.

No solo tenemos que protegernos de los rayos solares en verano. La radiación ultravioleta es un factor de riesgo muy importante tanto para nuestra piel como para nuestra salud ocular. Por eso debemos proteger nuestros ojos con gafas de sol adecuadas durante todo el año, incluso en los días más fríos y especialmente si practicamos deportes de nieve.

Pregúntanos en la farmacia, te informaremos sobre éstas y otras cuestiones relacionadas.

Resfriado común: prevenirlo y tratarlo

Resfriado común: prevenirlo y tratarlo

El resfriado común es una infección leve producida por un virus que afecta a las vías respiratorias altas (nariz y garganta). También lo conocemos como catarro o constipado.

Se suele transmitir por pequeñas gotas producidas por la tos o los estornudos, pero también por contacto entre las personas.

No hay que confundirlo con la gripe, son parecidas pero existen diferencias que permiten distinguir uno de otro. Te mostramos cuáles:

Los síntomas suelen durar ente 8 o 10 días y es aconsejable acudir al médico cuando su duración es mayor a este período, la fiebre es excesivamente alta o aparecen síntomas que hacen sospechar que no es un resfriado.

Resfriado: Síntomas

Los síntomas del resfriado empiezan a manifestarse a los 2 o 3 días después de que se haya entrado en contacto con el virus:

  1. Dolor de cabeza.
  2. Congestión nasal.
  3. Estornudos
  4. Ojos llorosos
  5. Malestar general.
  6. Fiebre baja, en algunos casos no hay fiebre. Los adultos generalmente presentan fiebre baja o simplemente no tienen fiebre, mientras que los niños pequeños a menudo tienen fiebre de alrededor de 38 a 39 grados.
  7. Tos.
  8. Dolor de garganta.
  9. Disminución del apetito y dolores musculares

Resfriado: ¿cómo prevenirlo y evitar el contagio?

  1. Lavarse las manos con agua y jabón siempre que sea necesario
  2. Ventilar la casa evitando ambientes cargados.
  3. Taparse la boca con el codo al toser o estornudar
  4. Evitar compartir vasos, cubiertos, pañuelos u objetos personales.
  5. Realizar ejercicio físico de forma frecuente
  6. Evitar el estrés
  7. Dormir el tiempo adecuado
  8. Utilizar pañuelos desechables de un solo uso
  9. Permanecer en casa si se está enfermo

Estos consejos te quedarán más claros en este video:

Resfriado: ¿cómo tratarlo?

  1. Utilizar fármacos que ayuden a reducir los síntomas como la fiebre. Consulta a tu farmacéutico o médico.
  2. Realizar lavados nasales con agua de mar o suero fisiológico para hidratar las mucosas y eliminar el exceso de mucosidad. El empleo de descongestivos nasales debe hacerse sólo durante tres días y un par de veces al día como máximo
  3. Guardar reposo
  4. Evitar lugares cerrados, cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire, y un exceso de ropa de abrigo, que puede dificultar la disipación del calor corporal a través de la piel.
  5. Beber líquidos abundantemente (agua, zumos, caldos…)
  6. Llevar una dieta equilibrada en vitaminas y minerales y no dejar pasar muchas horas sin comer. Hacer hincapié en los desayunos. Seguir la dieta mediterránea que aporta las vitaminas y nutrientes necesarios.
  7. No beber alcohol: la mezcla de bebidas calientes con alcohol no favorece la recuperación del resfriado
  8. Evitar el tabaco porque irrita las mucosa y empeora los síntomas.
  9. Cubrir la garganta y la boca y no forzar la voz

Fuentes:

boticonsejos.es/consejos-para-el-resfriado/

Medicadoo: ¿Tienes gripe o resfriado?

Alphega-farmacias: Resfriado