Categoría: nutrición

Consejos nutricionales para el calor

Consejos nutricionales para el calor

Ya podemos decir que tenemos aquí el verano con máximas extremas en los termómetros. Ahora es realmente importante prestar atención a nuestra alimentación para conseguir combatir estas altas temperaturas e hidratar nuestro organismo. Esta prevención es más importante aún en personas mayores, niños, bebés y en todas aquellas personas que padezcan algún tipo de enfermedad o que tomen una determinada medicación de forma habitual.

Debemos protegernos con todos los medios al alcance para combatir las altas temperaturas, y la alimentación es un punto muy importante para plantarle cara al calor. Esto nos permitirá mantener una correcta hidratación para conservar los mecanismos de termorregulación en buen estado.

¿Qué comer en verano?

En verano nuestra alimentación cambia y se vuelve más fresca y desenfadada, además de que nos relajamos con los horarios. A pesar de los cambios en la rutina, debemos seguir los mismos principios de la alimentación sana, modificando no solo el tipo de alimentación sino también las preparaciones culinarias, adaptándolas al calor. Aunque lo que solemos hacer es justamente lo contario: añadir bebidas y alimentos con un aporte extra de kilocalorías. En la época estival el consumo de bebidas azucaradas alcanza cifras mucho más elevadas que en el resto del año, que contienen azúcares añadidos en grandes cantidades, y tienen un bajo valor nutricional

La principal repercusión del calor principal es la sudoración, que se produce para regular la temperatura corporal, pero puede provocar deshidratación si no nos aseguramos un estado de hidratación óptimo. Para ello, ¿qué alimentos son los más adecuados para consumir en verano?

Cuando planificamos las comidas de verano, será importante garantizar una buena ingesta hídrica y de alimentos que tengan un elevado contenido en agua, vitaminas y minerales. Las frutas y verduras frescas de temporada son alimentos que nos los proporcionan, y tienes la opción de prepararlas en recetas frescas, como ensaladas, purés o sopas frías, que te aportarán además un toque extra de frecor.

Haciendo honor al dicho, la naturaleza es sabia, y es precisamente en esta época del año, cuando más aprieta el calor, cuando nos proporciona las frutas con mayor contenido en agua. Su consumo no solo nos mantendrá hidratados sino que resultan indispensables en una dieta sana a lo largo de todo el año por el aporte de vitaminas y fibra dietética.

Las ensaladas con frutas y hortalizas deben ser los platos más recurrentes del verano. Combínalas para preparar recetas frescas, muy nutritivas y refrescantes, ideales para combatir la ola de calor. La sandía, por ejemplo, es la fruta más rica en agua. Contiene cerca de un 95%, junto con el melón, que se acerca al 90%. Dos alimentos que, sin duda, debemos incorporar en nuestros platos diarios con mayor frecuencia este verano. ¡Sé original a la hora de incluirlas en distintos platos! Sin olvidar que al natural también son deliciosas. Entre las verduras destaca el calabacín.

Esta infografía muestra las frutas con mayor contenido en agua:

alimentacion y calor
Fuente: elblogdepills

Además estos alimentos son ricos en productos antioxidantes, como flavonoides de frutas y verduras que protegen la piel del daño oxidativo y nutrientes como vitamina C, vitamina E, carotenoides, resveratrol o selenio, que contribuyen a la fotoprotección celular y resultan un complemento óptimo a las cremas fotoprotectoras, ¡aunque recuerda que nunca deben suplirlas!

Consejos prácticos para cuidar la alimentación en verano

  • Asegura la ingesta de agua, sobre todo en los días más calurosos y bebe aunque no tengas sed.
  • Escoge fruta para el postre tanto en la comida como en la cena
  • Realiza cocciones suaves y evita platos muy elaborados y condimentados.
  • Selecciona platos y recetas con hortalizas y verduras frescas de esta época del año
  • Asegura una gran variedad de frutas y verduras en la dieta
  • Elige platos como el gazpacho, zumo de tomate o la vichissoise (crema de puerros que se sirve fría), o ensaladas frescas de verano como una ensalada de pasta y escalibada, una ensalada de tomate y mozzarella o una ensalada de quinoa y hortalizas frescas.
  • Evita preparaciones como los fritos, rebozados o guisos ricos en aceites y, por contra, potencia cocciones frescas como ensaladas, horno, vapor o plancha
  • Los helados y los sorbetes no son buenos aliados para combatir el calor, ya que si bien refrescan en un primer momento, pueden aumentar el efecto de calor a medio plazo

Por otro lado, la conservación inadecuada de los alimentos origina intoxicaciones con mayor frecuencia en esta época del año, por lo que es preciso extremar al máximo su cuidado.

Las bases de una buena alimentación no son diferentes en verano al resto del año, de manera que la organización de la dieta debe garantizar el equilibrio dietético aconsejado: comida y cena tienen que garantizar un óptimo aporte de carbohidratos, grasas y proteínas.

Esperamos que este artículo te haya servido para tomar conciencia de la repercusión que la alimentación puede tener en nuestra salud. Adaptarla a cada época es bien sencillo, y la naturaleza nos lo pone fácil, ¡aprovéchalo!

Plan Détox: Ahora es buen momento

Plan Détox: Ahora es buen momento

Aunque la época tradicional de iniciar una rutina ‘detoxificante’ para purificar el organismo suele ser después de la Navidad, para contrarrestar el efecto de los atracones de comida a los que le sometemos, cualquier época es buena, y ahora que estamos a las puertas de la primavera puede ser también un buen momento para iniciarla y afrontar la nueva estación con el organismo depurado. ¡y a ver qué nos depara!

La inminente llegada de esta estación es el momento perfecto para poner en marcha un plan Détox que nos ayude a depurar el cuerpo y desintoxicarlo de las toxinas que ha acumulado a lo largo del invierno, y que son perjudiciales para nuestra salud, impidiendo que nuestro organismo funcione a pleno rendimiento.

Nuestro organismo elimina toxinas por distintas vías: gracias a la función renal, la piel y sus glándulas sudoríparas o el sistema digestivo.

Así que todo buen producto detox deberá favorecer, de alguna manera, la eliminación de toxinas por alguna de estas vías, por lo que deben tener propiedades diuréticas, antioxidantes, colagogas (favorece eliminación de toxinas por las sales biliares), o quelantes de toxinas (facilitan que se disuelvan en agua).

Plan détox: Rutinas a seguir

Existen gran variedad de productos y alimentos que pueden colaborar en esta operación detox, así como determinadas rutinas que puedes incorporar a tu día a día:

  • Beber mucha agua (2-2,5L/día): Beber abundante agua mantiene al organismo lo suficientemente hidratado como para que las funciones metabólicas se desarrollen a pleno rendimiento, y proporciona el medio adecuado para disolver las toxinas que han de eliminarse.
  • Realizar deporte: Activa nuestro metabolismo y pone en funcionamiento a las glándulas sudoríparas a través de las cuales vamos a ir eliminando toxinas que se van acumulando en la piel.
  • Alimentación detox: Se trata de introducir en nuestra dieta alimentos con capacidad detoxificante.
  • Productos de fitoterapia: En la farmacia dispones de múltiples preparados de fitoterapia elaborados a partir de plantas, con propiedades detoxificantes.

Plan Détox: Alimentación

Introduce alimentos detox en las comidas habituales: Aumenta el consumo de legumbres, de cereales integrales ricos en fibra, fruta y verduras frescas (pepino, alcachofas, espárragos, apio, cítricos, arándanos…), algas, jengibre, cúrcuma… Vuelve a incorporar alimentos frescos a tu día a día con las variedades de temporada.

Elabora zumos, batidos, infusiones… basados en alimentos que lleven gran cantidad de sustancias détox.

Para los zumos  puedes usar frutas (piña, limón, pomelo, arándanos…), verduras (apio, pepino, agua de cocción de alcahofas…), hierbas (perejil) y puedes enriquecerlo con algas como la espirulina

Para elaborar infusiones combina plantas detox (cola de caballo, diente de león, cardo mariano, ortiga verde…) con hierbas aromáticas que mejoren su sabor como romero o menta. Existen infusiones ya preparadas para este fin y también puedes experimentar con tus propias mezclas.

Plan Détox: Fitoterapia

Los productos detox de fitoterapia puedes encontrarlos en cápsulas con una planta o mezcla de ellas, ampollas con mezcla de plantas que se toman diluidas en agua (es una forma de forzarnos a beber más agua), o infusiones.

En cualquier caso, a la hora de elegir un preparado de fitoterapia, busca preparados que usen extractos estandarizados que aseguren una alta concentración en principios activos y consigan así que la posología sea cómoda y fácil de cumplir.

Te recomendamos EPAKUR. Elimina los radicales libres y toxinas acumulados en el metabolismo hepático, gracias al extracto liofilizado de Romero, el Cardo Mariano hepatoprotector y la Cúrcuma antioxidante.

EPAKUR es una línea de productos elaborados con sustancias naturales, sin excipientes de síntesis. Puedes escoger para el tratamiento la forma farmacéutica que más se adapte a tus necesidades: cápsulas, jarabe y tisana.

En este plan depurativo te proponemos tomar una infusión de Epakur por las mañanas después del desayuno, que contiene también extracto de alcachofa saciante y Diente de León de acción drenante.

Ven a la farmacia, plantéanos tu situación y estilo de vida y tu objetivo para decidirte a tomar un preparado de fitoterapia detox y te aconsejaremos cúal es el más apropiado.

Digestiones pesadas en Navidad: algunos consejos

Digestiones pesadas en Navidad: algunos consejos

 

digestiones pesadas

¿Digestiones pesadas en Navidad?

En Navidad las comidas con amigos y familia son frecuentes, y nuestros hábitos de alimentación varían considerablemente. Abusamos de dulces típicos de la época, de alimentos copiosos a los que no estamos acostumbrados y del alcohol, de forma que conforme avanza la Navidad nuestro estómago se va resintiendo y podemos padecer digestiones pesadas, sobre todo porque aumentamos considerablemente la ingesta de calorías en relación a nuestra rutina diaria y también modificamos aunque sea ligeramente los horarios de las comidas.

Seguir leyendo Seguir leyendo