Categoría: consejos

¿Por qué se seca la piel con el frío?

¿Por qué se seca la piel con el frío?

La piel tiende a sufrir sequedad cutánea o xerosis cuando las temperaturas y la humedad bajan.

El clima frío puede alterar la película hidrolipídica de la piel, que constituye una barrera impermeable de defensa ante las agresiones externas y que impide la pérdida de agua por vía transcutánea. Es entonces cuando empiezan a aparecer molestias debidas a la sequedad.

Pero además, hay otros factores propios del otoño y el invierno que también suponen una agresión a nivel cutáneo y favorecen la deshidratación, como el viento y la exposición continua a fuentes de calor, como la calefacción, estufas, chimeneas…

¿Quiénes sufren de sequedad?

Cualquiera de nosotros podemos sufrir sequedad cutánea en esta época del año, pero quienes ya tienen la piel seca de por sí como consecuencia de alguna patología cutánea o por su propia ideosincrasia, ven agravado su malestar en contacto con el frío.

Las afecciones que más se asocian a la xerosis son la dermatitis atópica y la psoriasis, y las pieles sensibles son especialmente vulnerables a los efectos del frío por tener una barrera cutánea más frágil. Si los hábitos de higiene e hidratación no son los adecuados, esta xerosis puede agravarse.

Los niños y las personas mayores son más susceptibles de sufrir las consecuencias del frío en la piel. La epidermis en el niño tiene una menor cantidad de lípidos y la pérdida de agua es más importante; y el envejecimiento cutáneo natural provoca unos cambios a nivel celular que hace más propensas a la piel madura a sufrir sequedad.

Síntomas

Los principales síntomas de piel seca son la sensación de tirantez en rostro y cuerpo, picor o ardor, enrojecimiento, inflamación, textura áspera y rugosa, descamación e incluso grietas y fisuras.

En los casos más severos, estas molestias pueden llegar a interferir en gran medida en el día a día de las personas e incluso afectar negativamente a su calidad de vida. Por esta razón, es fundamental extremar el cuidado de la piel cuando llega el frío.

Zonas complicadas

Las partes del cuerpo que más sufren las consecuencias de las bajas temperaturas y humedad son, obviamente, aquellas que quedan más expuestas, es decir, el rostro, los labios, el cuello, el escote y las manos.

En concreto, los labios tienen mucha tendencia a deshidratarse y por ello se secan y cortan con facilidad. También la zona del contorno del ojo es muy susceptible de deteriorarse, pudiendo aparecer eczema palpebral, una afección que se caracteriza por la irritación y la sequedad de la región periocular. 

Asimismo, el frío junto a los procesos catarrales propios de esta época del año pueden favorecer la xerosis en la nariz, sobre todo en la parte de las aletas.

Las piernas, aunque permanezcan cubiertas, tienen muy pocas glándulas sebáceas, por lo que suelen estar especialmente secas.

Consejos

Podemos actuar desde varios flancos para minimizar los efectos del frío sobre la piel:

  • Evitar, en la medida de lo posible, los factores desencadenantes y agravantes de la sequedad cutánea
  • Insistir en el cuidado de la piel con la aplicación a diario de productos emolientes que ayuden a restablecer la estructura y el grado de hidratación adecuados, así como a recuperar el confort cutáneo y su capacidad de protección natural. Esto es especialmente importante en aquellas personas que padecen algún tipo de dermatosis (dermatitis atópica, psoriasis…). Un emoliente adecuado (a base de lanolina, urea, etc.) ayudará a mantener una piel sana durante el invierno.
  • No utilizar productos agresivos para el lavado de cara y cuerpo. Escoger productos suaves y testados dermatológicamente.
  • Evitar ducharse con agua muy caliente o muy fría. Lo ideal es el agua tibia y no ducharse más de una vez al día, ya que esto aumentaría la deshidratación de la piel
  • Hidratar los labios y protegerlos de los rayos solares. Los labios sufren mucho en invierno, más aún si se tiene alguna alteración como queilitis actínica
  • No olvidar la protección solar diaria también en invierno, especialmente en zonas donde haya nieve, ya que ésta refleja el 80% de la radiación sol
  • Usar guantes y prendas de abrigo, sobre todo aquellos pacientes con sensibilidad al frío y que suelan padecer de perniosis (sabañones)
  • Cuidar la alimentación. Aumentar el consumo de vitamina C y antioxidantes. No olvidar beber entre 1,5-2 litros de agua al día.
  • Evitar el tabaco y el alcohol, ya que repercuten de forma negativa en la salud de nuestra piel, generando radicales libres. Además, el alcohol empeora la dilatación capilar facial.

Tratamiento

Lo ideal es que las cremas hidratantes  aporten principios activos que frenen la pérdida de agua transcutánea, aportando humedad y reteniéndola, que imiten la estructura del film hidrolipídico y que actúen sobre el metabolismo celular causando un efecto queratolítico suave.

Los principios activos más recomendados para una piel normal son la vitamina C, el ácido retinoico, el ácido glicólico y los hidroxiácidos (con importante función antiedad). Sin embargo, hay pieles intolerantes que deben utilizar sustancias calmantes, vasoconstrictoras y descongestivas, como el dexpantenol, alfabisobolol, rusco, ácido glicirrético… y evitar productos que contengan alcohol, conservantes o perfumes.

En cuanto a la textura de la crema dependerá del tipo de piel y de si se padece alguna afección de base. En general, el fluido será mejor para las pieles mixtas o grasas y la crema para las maduras y secas. Existen novedosas mascarillas que ayudan a una hidratación en profundidad.

El invierno es la mejor época para realizar tratamientos despigmentantes faciales intensivos si tienes pensado hacerlo, tanto domiciliarios como en la consulta médica (peelings químicos o mascarillas).

En cualquier caso, te recordamos la importancia de una valoración individual de cada tipo de piel para una mejor recomendación de los productos adecuados. ¡Consúltanos!

Aromaterapia y patologías de invierno

Aromaterapia y patologías de invierno

Aunque el frío no quiere llegar, nos adentramos de nuevo en una de las épocas más temidas por la proliferación de patologías como resfriados, gripe, molestias de garganta…

La aromaterapia nos permite redescubrir un arte milenario. Las plantas nunca han dejado de utilizarse con fines medicinales o rituales. En esta época del año en la que nuestro cuerpo se resiente del cambio de temperaturas, las plantas y aceites esenciales naturales pueden ser una gran arma para cuidarnos.

La aromaterapia ha demostrado ser una herramienta eficaz y segura para enfrentar el invierno. La inhalación de los aceites esenciales es la vía más directa para actuar en las patologías respiratorias porque son volátiles y se absorben perfectamente en el tracto respiratorio.

Aceites esenciales y patologías de invierno.

En la farmacia siempre contamos con la vanguardia de los tratamientos más naturales y efectivos y por eso queremos presentarte una nueva manera de aliviar los síntomas de las patologías que aparecen con la llegada del frío.

Los aceites esenciales son extractos altamente concentrados obtenidos por destilación a partir de plantas aromáticas. Cuentan con el respaldo de la evidencia científica en el tratamiento de diversas patologías, ya sea como opción única o como coadyuvante de otros fármacos.

Los aceites esenciales respetan la flora bacteriana, lo que evita los molestos efectos secundarios de un tratamiento antibiótico, como diarrea o infecciones oportunistas como hongos vaginales.

La mayoría de ellos han demostrado tener un inmenso potencial antiinfeccioso, así como un efecto estimulante del sistema inmunitario. De ahí que pueden aportar soluciones terapéuticas muy interesantes a las patologías más comunes del invierno, como la gripe, el resfriado, la faringitis, la sinusitis, etc.  

La aromaterapia es la utilización de estos aceites esenciales con finalidad terapéutica. Se basa en la actividad de las moléculas bioquímicas que contienen los aceites esenciales y que pueden ser utilizados tanto para la prevención como para el tratamiento de diferentes patologías.

Los aceites esenciales se extraen de las plantas, son puros y actúan en el organismo tanto por vía tópica, oral en caso de niños mayores de 6 años y adultos, o por vía inhalatoria, sin olvidar nunca que pueden ser potentes activos y que están contraindicados en algunos casos y en algunas patologías. De ahí que siempre debas consultarnos.

Botiquín de aceites esenciales

En la farmacia muchas veces nos preguntáis qué productos y aceites esenciales incluir en el botiquín de casa para tratar y prevenir estas enfermedades típicas de esta época del año. Éstos son los básicos que no deberían faltar en él:

Árbol del té: es ampliamente conocido y tiene múltiples aplicaciones. En patologías invernales, es un potente antiviral y estimulante inmunitario, también antibacteriano de amplio espectro.

Laurus nobilis (laurel). Además de tener un sabor agradable, posee unas características fabulosas para utilizar en caso de gripe, pequeñas infecciones de garganta…

Ravintsara como preventivo.  Podemos aplicar un par de gotas en el arco de los pies cada noche para estimular el sistema inmune. Recomendado especialmente para personas mayores o pacientes con las defensas bajas. La prevención en estos casos es fundamental. También es antiviral y anticatarral, y puede usarse por vía tópica o en difusor.

Eucalipto radiata, ayuda a expulsar mucosidad. Es anticatarral, antitusivo, antiviral, estimulante del sistema inmunitario y antibacteriano.

Niaouli: anticatarral y expectorante balsámico. También es un potente antiviral e inmunoestimulante

Pino silvestre: antibacteriano, antiséptico respiratorio y expectorante balsámico

Preparados con aceites esenciales

Hay preparados (jarabes, cápsulas y pomadas) que ya contienen estos y otros aceites esenciales, si no queremos emplear los aceites directamente o manipularlos nosotros mismos. Estos son algunos ejemplos:

Solución Defensas  para aplicar en las muñecas, con aceites esenciales de Lavandín, Palo de ho, Eucalipto radiata, Niaulí, Romero QT cineol, Eucalipto, Menta piperita, Ravintsara, Clavo de especias y Arbol del té.

Cápsulas para las defensas para tratamiento oral (contraindicadas en niños y en embarazo) con aceites esenciales de Ravintsara, Árbol del té, Tomillo marroquí, Eucalipto radiata y Clavo de especias.

Cápsulas con aceites esenciales 100% ecológicos de Orégano y Limón para la nariz y garganta

Jarabes para la tos con aceites esenciales de Eucalipto radiata, Eucalipto mentolado, Abeto balsámico, Anís estrellado y Canela de Ceilán.

También disponemos de difusores especiales, como los de Pranarom, que ayudan a que los aceites esenciales se dispersen por el ambiente, permitiendo así la inhalación de sus partículas para conseguir efectos beneficiosos en la salud.

Nunca olvides que lo natural no es sinónimo de inocuo, y recuerda que en casos especiales como asma, embarazo o lactancia hay que ir con especial cuidado a la hora de emplear estos productos. ¡Consúltanos!



Dolor articular, ¿te resta calidad de vida?

Dolor articular, ¿te resta calidad de vida?

El dolor articular es la molestia más común que afecta al sistema musculoesquelético. Afecta a las articulaciones, las encargadas de dar movilidad a los huesos de diferentes partes del cuerpo, como las rodillas, tobillos, cadera y muñecas, entre otras.

El 73% de las mujeres padece dolor articular después de los 35 años, mientras que solo lo padece el 63% de los hombres. Se presenta en forma de pinchazo, dolor agudo, rigidez e inflamación en la articulación afectada y genera limitaciones en los movimientos que afectan a la calidad de vida

De todas las articulaciones, la rodilla es tal vez la que sufre daños con mayor frecuencia y la más susceptible de causar dolor, seguida de la columna vertebral (40%) y las manos (25%).

Las articulaciones están sometidas a la presión continua como consecuencia de los movimientos cotidianos. La articulación de la rodilla es especialmente vulnerable a las lesiones y al dolor, porque absorbe todo el peso del cuerpo y la fuerza al correr o saltar. La probabilidad de experimentar dolor en las rodillas aumenta con la edad, y también en las personas con sobrepeso o que practican mucho deporte.

Los síntomas suelen ser progresivos y se mantienen en el tiempo, de ahí que sea importante tanto el tratamiento como la prevención.

Dolor articular: Causas

El dolor articular suele ocurrir por una lesión (p. ej. torcerse la articulación de la rodilla o tobillo practicando deporte) u osteoartritis, que suele afectar a las rodillas, las caderas y las pequeñas articulaciones de las manos.

Y además existen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer dolor articular, como daños en la articulación por lesiones o intervenciones quirúrgicas anteriores, la predisposición genética, la estructura anatómica de las articulaciones afectadas y la obesidad, que hace que las articulaciones se vean expuestas a una presión excesiva.

El diagnóstico del dolor articular corresponde al médico. Si el dolor es fuerte y persistente, o si se acompaña de hinchazón, enrojecimiento, dolor en la palpación y sensación de calor alrededor de la articulación, se recomienda acudir al médico, que será quien establezca el tratamiento más adecuado.

Tratamiento del dolor articular

Al ser enfermedades crónicas, en general, se tratan de diversas maneras:

AINEs. En forma tópica u oral, de venta libre o solo con receta en base al tipo e intensidad de la medicación, los antiinflamatorios no esteroídicos ayudan a reducir la fiebre, la hinchazón y la inflamación, y a aliviar el dolor. Algunos de los más comunes son el diclofenaco y el ibuprofeno.

Hay que recordar que los AINEs orales a veces pueden causar efectos secundarios gastrointestinales o cardiovasculares adversos, por lo que, aunque la mayoría de las personas puede tomar AINEs sin problemas, siempre hay que consultar al médico antes de tomarlos durante un periodo prolongado o si existe alguna contraindicación.

Tratamientos no medicinales. La mayoría de los tratamientos no medicinales para aliviar el dolor funcionan calentando y/o enfriando la zona o articulación afectada. El calor actúa aumentando el flujo sanguíneo en la zona en la que se siente dolor, y también puede relajar los músculos de la zona afectada.

El frío actúa sobre las grandes fibras nerviosas y alivia así temporalmente la sensación de dolor que se transmite a las fibras nerviosas más pequeñas. Puede reducir la hinchazón y la inflamación por la vasoconstricción que provoca, y por eso se suele recomendar aplicar hielo en las lesiones deportivas, como esguinces y torceduras de tobillo o rodilla.

Fisioterapia. Para recuperar y mantener la movilidad

Cirugía. En casos extremos algunas articulaciones son reemplazadas mediante cirugía. Se alivia así el dolor y se recupera la movilidad.

¿Cómo prevenir el dolor articular?

Algunas medidas eficaces para proteger las articulaciones son:

  • Consume alimentos ricos en calcio (para fortalecer los huesos), en proteínas (para los músculos) y en vitaminas A, C y D .
  • Haz ejercicio regularmente.
  • Evita el sobrepeso.
  • No realices esfuerzos innecesarios.
  • Evita el tabaco y el alcohol.
  • Trata de dormir al menos 8 horas. Al descansar y dormir nuestro cuerpo se recupera y repara los tejidos.
  • Realiza un calentamiento adecuado antes de practicar deporte y estira los músculos después de hacer ejercicio
  • Complementos. Algunos compuestos como el colágeno, el ácido hialurónico y el condroitin sulfato pueden favorecer la recuperación articular

En la farmacia podemos recomendarte alguna terapia de venta libre, que se vende sin receta médica, para aliviar el dolor leve o moderado. Debes tener en cuenta que cualquier tratamiento para aliviar el dolor solo debe aplicarse si lo indica el médico o farmacéutico.

Prepara tus defensas para el otoño

Prepara tus defensas para el otoño

Ya lo tenemos aquí, y el otoño supone para muchas personas una de las estaciones más conflictivas del año. Representa la transición del verano al invierno y puede provocar la aparición de estrés, apatía generalizada y depresión. ¿Dispuest@ a estimular tus defensas para el otoño?

La disminución de las horas de luz solar, el cambio de hora, la toma de conciencia de que las vacaciones ya forman parte del pasado y no volverán a disfrutarse hasta dentro de un tiempo, así como la reorganización de las agendas y obligaciones, generan una sintomatología de apatía característica del otoño y por las que recibimos muchas consultas en la farmacia.

La llegada de otoño supone un cambio de nuestra forma de vida, que puede afectar a nuestra salud si no tenemos el sistema inmunológico convenientemente preparado. La buena noticia es que podemos aumentar nuestras defensas y combatir bacterias y virus siguiendo unas pautas de vida saludables, así como con la toma de algunos productos y complementos que te ayudarán a superar el otoño de forma sana.

Nuestro organismo ha de realizar un mayor gasto energético para adaptarse a las temperaturas más bajas, lo que provoca un descenso de las defensas haciéndonos más vulnerables a la aparición de los resfriados. Asimismo, con la reducción de las horas de luz solar, nuestro cerebro produce más melanina (encargada de regular el sueño) y menos serotonina (hormona de la felicidad); de ahí que sea normal en esta época que nos cueste más levantarnos y que sintamos cansancio y tristeza.

Pautas de vida saludables:

Seguir unas pautas de vida saludables nos ayudará a aclimatarnos a la llegada del frío y a los días más cortos:

  • Hacer ejercicio físico: No hará falta dejarse la piel en el gimnasio, basta con caminar media hora al día para reforzar los sistemas inmunitario y circulatorio. Contribuye además a paliar la tristeza y la apatía.
  • Alimentarse bien: Cuidar la alimentación durante esta época del año, priorizando el consumo de alimentos frescos, especialmente de frutas y verduras nos puede ayudar a reforzar las defensas y contrarrestar la bajada natural de las defensas y el aumento del gasto energético que hacemos para adaptarnos a las bajas temperaturas.
  • Diez minutos de sol al día: Aportan vitamina D para tener los huesos sanos y levantan el ánimo gracias a la mayor producción de serotonina.
  • Dormir ocho horas diarias: Para combatir el cansancio físico y psíquico otoñal.
  • Realizar actividades de ocio para rebajar el estrés: Esto nunca deberíamos descuidarlo, pero durante el otoño se hace más necesario aún reservar un espacio para nuestras aficiones, o simplemente para salir con amigos. Ayuda a relajar la mente y a no acumular estrés.

Refuerza las defensas naturales de tu organismo.

El sistema inmune de nuestro organismo hace que estemos protegidos contra las enfermedades y la acción patógena de microorganismos o sustancias extrañas. Esta inmunidad se consigue de manera natural, gracias a la acción de linfocitos, leucocitos, anticuerpos y otros componentes.

Pero en ocasiones en las que es más frecuente la aparición de infecciones, como la incorporación y convivencia con otros niños en guarderías y parvularios en el caso de la edad pediátrica, el inicio de las épocas de frío y los cambios bruscos de temperatura (periodos en los que aumentan las infecciones respiratorias de repetición), o las etapas de actividad intensa física o mental, puede resultar de utilidad la toma de algún refuerzo para ayudar a potenciar el correcto funcionamiento de las defensas naturales:

  • Vitamina C.En una persona sana la ingestión habitual de vitamina C a través de los alimentos es suficiente para tener una función adecuada de los linfocitos T. Tomar cantidades adicionales de vitamina C no potenciará más su sistema inmunitario ni reducirá el riesgo de contagio de resfriados y gripe. Pero en el caso de padecerlos, la actividad de los linfocitos T aumentará y requerirá de una cantidad adicional de vitamina C.
  • Jalea Real.La jalea real es una sustancia elaborada por las abejas que ayuda a reforzar las defensas naturales del organismo. Actuará como coraza que proporciona energía frente a las agresiones externas. En ampollas bebibles, en jarabe o en cápsulas, pueden ser utilizadas por toda la familia. Se puede utilizar en épocas de exámenes, competiciones deportivas, convalecencia o cambios de estación
  • Própolis.Es una sustancia resinosa recogida por las abejas que posee compuestos polifenólicos con propiedades inmunoestimulantes, bactericidas, antivíricas y antiinflamatorias. Se puede tomar en jarabe, extracto, comprimidos, ampollas.
  • Probióticos.Son microorganismos vivos que se añaden o que contienen ciertos alimentos que contribuyen a crear un equilibrio microbiológico óptimo en el tracto intestinal y refuerzan el sistema inmunológico. Favorecen la actividad de los mecanismos inmunitarios a nivel local, en la mucosa intestinal, ya que una vez liberados en el seno de la flora intestinal, estimulan la producción de anticuerpos, un aspecto clave de la inmunidad.

En Farmacia Pugès estamos preparados para ayudarte a vivir un otoño saludable, ofreciéndote los mejores productos y consejos para combatir los efectos relacionados con la estación. ¡Ven a vernos!

Piojos: Mantenlos a raya

Piojos: Mantenlos a raya

Durante el curso escolar que está a punto de comenzar es muy común la infestación y el contagio de piojos. Suele afectar entre un 10 y un 20% de la población en edad escolar, ocasionando un problema social en las escuelas y en los hogares de muchas familias.

El problema de los piojos no solo no desaparece sino que incrementa su incidencia como consecuencia de la resistencia a los tratamientos con insecticidas tradicionales o a la inadecuada aplicación de los tratamientos, que incrementa el riesgo de una infestación posterior.

¿Qué son los piojos y las liendres?

Los piojos son insectos que infestan el cabello y el cuero cabelludo de las personas, donde encuentran las condiciones adecuadas para alimentarse y reproducirse con facilidad. Son de color marrón, miden entre 20 y 30 milímetros y tienen seis patas. Las liendres son los huevos de los piojos y están cubiertos de una sustancia gelatinosa que le permite una mayor adherencia al cabello, lo que dificulta su eliminación.

Los piojos pueden vivir unos aproximadamente un mes y pasan por 3 fases de desarrollo:

  • El huevo o liendre, que se incuba durante 6 días.
  • La ninfa, que se convertirá en adulto tras 7 días de salir del huevo.
  • El piojo adulto, que suele vivir unos 14 días.

Crecen y se multiplican de forma muy rápida: una hembra puede poner entre 5-10 huevos al día en el cuero cabelludo, depositándolos en las raíces del cabello. Por ello es importante eliminarlos cuantos antes, no solo piojos adultos y ninfas sino también las liendres para evitar la repetición del ciclo de reproducción.

¿Cómo detectarlos?

La señal más frecuente de la infestación por piojos suele ser el rascado continuo de la cabeza que puede dar lugar a pequeñas lesiones rojizas visibles a simple vista o heridas proclives a desarrollar una infección bacteriana, en cuyo caso habría que acudir al pediatra para tratar esta otra afección.

La mejor manera de detectar piojos y liendres consiste en colocar al niño en un lugar iluminado y revisar su pelo, mechón por mechón, y el cuero cabelludo, principalmente la nuca y tras las orejas, con ayuda de un peine de púas estrechas y una lendrera. Coloca un papel blanco cerca y sacude la lendrera sobre él para contrastar el color y poder apreciarlos mejor.

¿Cómo se contagian?

Estos insectos no pueden ni saltar ni volar, sino que se mueven arrastrándose, por lo que se transmiten cuando las cabezas entran en contacto, o por el uso compartido de los objetos personales de la persona infestada, como sombreros, auriculares, bufandas, cintas para el pelo, diademas, horquillas, peines u otros accesorios para el cabello o la cabeza. De ahí que sea más habitual el contagio entre las niñas, muy dadas a compartir todos estos objetos.

Debido a que los piojos se contagian principalmente por el contacto directo entre una cabeza y otra, esta afección parasitaria es más común en los niños que se encuentran en edad escolar, más propensos al contacto físico. Además, suelen compartir sus objetos personales con sus juegos.

En contra de lo que pudiera pensarse, la presencia de estos parásitos no está relacionada con los animales domésticos como perros y gatos. A los humanos nos parasita el pediculus humanus capitis y a los animales otras especies distintas. Tampoco se relaciona con malos hábitos higiénicos, y de hecho los piojos se adhieren mejor a cabellos y cueros cabelludos limpios.

¿Qué hacer si mi hijo tiene piojos?

  1. Comprueba las cabezas de todos los miembros de tu familia para ver si se han propagado a otras personas, sobretodo si en casa hay otros niños.
  2. Usa un tratamiento antipiojos: no recurras a remedios caseros, que resultan poco efectivos. Lo recomendable es aplicar un tratamiento antipiojos especializado, así como la lendrera, para eliminar tanto piojos vivos como liendres. Consúltanos en la farmacia todas las posibilidades de tratamiento para acabar con la plaga y prevenir el contagio.
  3. Lava la ropa con agua caliente, sobretodo aquellos artículos de uso del niño, como sábanas, toallas, etc. Los piojos necesitan la sangre para vivir, por lo que fuera del cuerpo humano no aguantarán más de 48 horas.
  4. Inculca a tu hijo la importancia de no compartir objetos personales con otros niños y de evitar el contacto con otras cabezas mientras dure su infestación.
  5. Avisa al colegio: si has detectado piojos en tu pequeño, comunícalo al colegio inmediatamente para que tomen las medidas oportunas frente a otros contagios. No tengas ningún reparo en hacerlo, recuerda que la infestación no se relaciona con malos hábitos higiénicos y podrás evitar muchos quebraderos de cabeza a otras familias con tu aviso. No existe ninguna razón para que el niño no pueda acudir al colegio si se ha realizado el tratamiento pediculicida en casa.

Consejos nutricionales para el calor

Consejos nutricionales para el calor

Ya podemos decir que tenemos aquí el verano con máximas extremas en los termómetros. Ahora es realmente importante prestar atención a nuestra alimentación para conseguir combatir estas altas temperaturas e hidratar nuestro organismo. Esta prevención es más importante aún en personas mayores, niños, bebés y en todas aquellas personas que padezcan algún tipo de enfermedad o que tomen una determinada medicación de forma habitual.

Debemos protegernos con todos los medios al alcance para combatir las altas temperaturas, y la alimentación es un punto muy importante para plantarle cara al calor. Esto nos permitirá mantener una correcta hidratación para conservar los mecanismos de termorregulación en buen estado.

¿Qué comer en verano?

En verano nuestra alimentación cambia y se vuelve más fresca y desenfadada, además de que nos relajamos con los horarios. A pesar de los cambios en la rutina, debemos seguir los mismos principios de la alimentación sana, modificando no solo el tipo de alimentación sino también las preparaciones culinarias, adaptándolas al calor. Aunque lo que solemos hacer es justamente lo contario: añadir bebidas y alimentos con un aporte extra de kilocalorías. En la época estival el consumo de bebidas azucaradas alcanza cifras mucho más elevadas que en el resto del año, que contienen azúcares añadidos en grandes cantidades, y tienen un bajo valor nutricional

La principal repercusión del calor principal es la sudoración, que se produce para regular la temperatura corporal, pero puede provocar deshidratación si no nos aseguramos un estado de hidratación óptimo. Para ello, ¿qué alimentos son los más adecuados para consumir en verano?

Cuando planificamos las comidas de verano, será importante garantizar una buena ingesta hídrica y de alimentos que tengan un elevado contenido en agua, vitaminas y minerales. Las frutas y verduras frescas de temporada son alimentos que nos los proporcionan, y tienes la opción de prepararlas en recetas frescas, como ensaladas, purés o sopas frías, que te aportarán además un toque extra de frecor.

Haciendo honor al dicho, la naturaleza es sabia, y es precisamente en esta época del año, cuando más aprieta el calor, cuando nos proporciona las frutas con mayor contenido en agua. Su consumo no solo nos mantendrá hidratados sino que resultan indispensables en una dieta sana a lo largo de todo el año por el aporte de vitaminas y fibra dietética.

Las ensaladas con frutas y hortalizas deben ser los platos más recurrentes del verano. Combínalas para preparar recetas frescas, muy nutritivas y refrescantes, ideales para combatir la ola de calor. La sandía, por ejemplo, es la fruta más rica en agua. Contiene cerca de un 95%, junto con el melón, que se acerca al 90%. Dos alimentos que, sin duda, debemos incorporar en nuestros platos diarios con mayor frecuencia este verano. ¡Sé original a la hora de incluirlas en distintos platos! Sin olvidar que al natural también son deliciosas. Entre las verduras destaca el calabacín.

Esta infografía muestra las frutas con mayor contenido en agua:

alimentacion y calor
Fuente: elblogdepills

Además estos alimentos son ricos en productos antioxidantes, como flavonoides de frutas y verduras que protegen la piel del daño oxidativo y nutrientes como vitamina C, vitamina E, carotenoides, resveratrol o selenio, que contribuyen a la fotoprotección celular y resultan un complemento óptimo a las cremas fotoprotectoras, ¡aunque recuerda que nunca deben suplirlas!

Consejos prácticos para cuidar la alimentación en verano

  • Asegura la ingesta de agua, sobre todo en los días más calurosos y bebe aunque no tengas sed.
  • Escoge fruta para el postre tanto en la comida como en la cena
  • Realiza cocciones suaves y evita platos muy elaborados y condimentados.
  • Selecciona platos y recetas con hortalizas y verduras frescas de esta época del año
  • Asegura una gran variedad de frutas y verduras en la dieta
  • Elige platos como el gazpacho, zumo de tomate o la vichissoise (crema de puerros que se sirve fría), o ensaladas frescas de verano como una ensalada de pasta y escalibada, una ensalada de tomate y mozzarella o una ensalada de quinoa y hortalizas frescas.
  • Evita preparaciones como los fritos, rebozados o guisos ricos en aceites y, por contra, potencia cocciones frescas como ensaladas, horno, vapor o plancha
  • Los helados y los sorbetes no son buenos aliados para combatir el calor, ya que si bien refrescan en un primer momento, pueden aumentar el efecto de calor a medio plazo

Por otro lado, la conservación inadecuada de los alimentos origina intoxicaciones con mayor frecuencia en esta época del año, por lo que es preciso extremar al máximo su cuidado.

Las bases de una buena alimentación no son diferentes en verano al resto del año, de manera que la organización de la dieta debe garantizar el equilibrio dietético aconsejado: comida y cena tienen que garantizar un óptimo aporte de carbohidratos, grasas y proteínas.

Esperamos que este artículo te haya servido para tomar conciencia de la repercusión que la alimentación puede tener en nuestra salud. Adaptarla a cada época es bien sencillo, y la naturaleza nos lo pone fácil, ¡aprovéchalo!

Botiquín de viaje: ¡No te arriesgues!

Botiquín de viaje: ¡No te arriesgues!

¿Eres de los afortunados que podrás viajar estas vacaciones? ¡Felicidades! Uno de los aspectos al que deberás prestar gran atención y planificación es el botiquín de viaje.

Hasta el viaje mejor planificado y programado puede verse truncado por un simple contratiempo de salud. El acceso a la medicación no es tan fácil en todos los destinos. Estamos acostumbrados a una red de farmacias extraordinaria en nuestro país a las que acudir en el caso de cualquier percance, pero no será tan fácil en el extranjero. ¿Y qué hay del idioma? ¿Sabremos entender adecuadamente lo que nos aconsejen? ¿Y sabremos explicar lo que nos pasa?

Es mejor ir bien precavidos desde casa, y tu viaje puede quedar salvado por esos minutos que hoy dediques a la preparación del botiquín.

Tampoco deberías coger el del año pasado sin revisarlo. Los productos pueden estar en mal estado por las condiciones de conservación o incluso caducados.

Botiquín de viaje: ¿Qué debe contener?

El botiquín de viaje debe estar adaptado a las necesidades de tu familia y al lugar de destino, y debería contener, como mínimo:

  • Material de cura, como gasas esterilizadas, tiritas, y un producto antiséptico
  • Algún producto tópico con propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor
  • Medicamentos para el alivio de dolencias leves a nivel digestivo como acidez estomacal, digestiones pesadas, estreñimiento y diarrea, que pueden manifestarse durante los viajes debido al cambio de hábitos en la alimentación, así como productos para rehidratación en sobres,
  • Analgésicos para el alivio de dolores leves ocasionales
  • Antipiréticos para combatir la fiebre
  • Antihistamínicos, para picadas o reacciones alérgicas inesperadas
  • Fármacos para combatir el mareo
  • Alguna crema con cortisona suave para picaduras , alergias o eczemas
  • Algún colirio para irritaciones oculares, o suero fisiológico en monodosis para limpiar el ojo
  • Y si hay un producto que no puede faltar en el botiquín es el protector solar, y un aftersun calmante e hidratante para después del sol o una loción de calamina
  • Un repelente de mosquitos, más o menos potente dependiendo del destino. Infórmate en la farmacia sobre el más adecuado

Antes de viajar siempre debes consultar los requisitos según el lugar de destino. A veces hay que tomar alguna medicación especifica incluso tres semanas antes de viajar. También debes preparar tu medicación habitual generosamente por si ocurre algún percance que no te quedes sin ella , pues en algunos países será muy difícil de conseguir.

Botiquín de viaje: Planifica

En la era de la tecnología también han de formar parte de tu botiquín de viaje algunas apps de salud. El acceso a los medicamentos y a la atención médica no siempre es fácil pero el acceso a Internet sí. Ojéalas antes de salir o en los ratos muertos del viaje y así en el caso de que tengas que hacer uso de ellas ya no te resultarán complejas.

En cualquier caso, las apps solamente recomiendan cómo actuar en caso de necesidad, pero de ninguna forma sustituirán el diagnóstico de un médico o el consejo farmacéutico si puedes acceder a ellos.

Recuerda que debes empezar con la planificación del viaje con tiempo suficiente para que puedas cumplir el calendario vacunal para ir convenientemente protegido al viajar a determinados países, y que en algunos casos deberás seguir con las medidas preventivas una vez que hayas regresado del viaje. Infórmate aquí

Y aunque no es un tema de salud pero sí puede evitarte más de un quebradero de cabeza, nos parece interesante compartir este post del Ministerio de Sanidad acerca de tus derechos como viajero.

Lo mejor que puede pasar es que no necesites abrirlo. ¡Feliz viaje!

Tatuajes: Cómo cuidarlos

Tatuajes: Cómo cuidarlos

Cada vez son más habituales en la farmacia las consultas sobre los tatuajes y cómo cuidarlos, porque cada vez más personas deciden dibujarse la piel.

Un tatuaje es una herida en la capa más profunda de la piel, la dermis, que se rellena con tinta. Se realiza penetrando la piel profundamente con una aguja e inyectando la tinta no en la capa más superficial de la piel, la epidermis, sino en la dermis, cuyas células son mucho más estables, lo que hace que el tatuaje sea prácticamente permanente.

Dos de cada cinco españoles llevan un tatuaje o más grabado en su piel que requiere de un mantenimiento adecuado una vez se sale del centro de tatuado, especialmente, durante la época estival.

La piel marcada es más sensible a la exposición solar y el color de los tatuajes se degrada con el paso del tiempo, especialmente si no se hidratan.

Con el tiempo, la tinta pierde intensidad, los bordes del tatuaje se difuminan, y esa piel que se ha agredido es más sensible a las agresiones externas. Sin un cuidado especial, la zona tatuada puede verse deteriorada.


Tatuajes: Cuidados básicos

La piel tatuada, extremadamente sensible porque ha sido agredida, necesita unos cuidados después de la intervención que son vitales para su cicatrización y para evitar posibles infecciones.

Es importante especialmente durante los primeros días:

  • Mantén el vendaje de 2 a 24 horas, ya que la piel está hipersensible
  • Retira el vendaje cuando haya pasado este tiempo. Es hora de lavarlo por primera vez, preferentemente con suero fisiólogico y con tus manos limpísimas. Sécalo dando pequeños toques, sin frotar.
  • Mantén la zona seca
  • Cuando el tatuaje esté completamente seco y la piel empiece a sentirse tirante, aplica una fina capa de las pomadas especialmente indicadas para la cicatrización de los tatuajes, no demasiada porque entonces favorecerás la proliferación de bacterias, durante tres a cinco días. Evita los cosméticos no formulados especialmente con este fin, y emplea cremas específicas sin conservantes, perfumes o parabenos.
  • Después, la crema epitelizante reparadora debe aplicarse tres veces al día durante un mes. Es importante que el tatuaje no se reseque. La pomada reparadora Aquaphor de Eucerin o Bepanthol son dos opciones recomendadas.
  • Evita piscinas, saunas y playas.
  • Evita la exposición a rayos UV y al Sol
  • Por muy pequeño que sea el tatuaje, debes prestar atención a todos estos cuidados, especialmente durante los primeros días.
  • No lo rasques. Conforme va curando, aparecerá una costra y debes dejar que caiga por sí sola. Puede que experimentes fuertes sensaciones de picor cuando te tatúes, pero es importante evitar el rascado ya que puede irritar la piel, retrasar la cicatrización y dar lugar a infecciones.
  • La sudoración y el calor son enemigos de los tatuajes recién hechos, no solamente porque suele causar picores e irritaciones, sino porque también favorecen la maceración de la herida e impiden la cicatrización, por lo que es recomendable que esperes a épocas más frías para hacerte tu tatuaje, porque además tampoco debes sumergirlo en agua hasta que haya cicatrizado completamente.
  • No lo expongas al sol. Los rayos del sol aclaran el color de la tinta. Las tres primeras semanas evita que le dé el sol en su totalidad, después recuerda aplicar protección solar de factor alto cada vez que tomes el sol y así mantendrás los colores durante más tiempo.
  • Utiliza agua templada cuando te duches, sobre todo si el tatuaje tiene menos de dos semanas de cicatrización.
  • Permanece atento a cualquier tipo de reacción o signos de infección. No olvides que se ha introducido un cuerpo extraño en la piel, lo que puede provocar una respuesta inflamatoria e incluso inmunológica

Tatuajes y Sol

Una exposición del tatuaje al sol sin una protección adecuada puede deteriorar su aspecto, por lo que el uso de protección solar es importante para mantener vivos los colores.

La acción del sol acelera la pérdida de intensidad del color del tatuaje, de ahí que el verano no sea el momento más idóneo para tatuarse. Por un lado, la piel tatuada es una herida en proceso de cicatrización y precisa un cuidado muy especial, y por otro, el propio tatuaje absorbe una mayor cantidad de energía solar que afectará el color y la definición del tatuaje.

Es conveniente recurrir a los filtros físicos y evitar los químicos como precaución, pues se trata de una piel hipersensible y, desde luego, evitar exponerlo al sol en las horas centrales del día.

Las fórmulas que emplees deberían tener factor de protección solar 50, y agentes nutritivos, que no sólo protejan frente a la radiación Ultravioleta A y B e Infrarrojo A, sino que también cuide y potencie el color del tatuaje y aporte elasticidad para que no se reseque, ayudando a cicatrizar, regenerar e hidratar la piel tatuada. Ladival e Isdin ofrecen fórmulas especiales para tatuajes en su surtido de productos fotoprotectores.

Y no olvides tampoco el cuidado postsolar: después del sol, hidrata y nutre tu tatuaje.

En caso de duda o si necesitas alguna recomendación adicional, ¡ven a vernos a la farmacia! Y como siempre trataremos de darte el mejor consejo. ¡Y larga vida a tu tatuaje!

Hipertensión: mantenla a raya

Hipertensión: mantenla a raya

El pasado 17 de Mayo se celebró el Día Mundial de la Hipertensión, una jornada que pretende concienciar a la población de los riesgos asociados a unas cifras de presión arterial elevadas de forma mantenida, y de los numerosos casos sin diagnosticar o sin tratar adecuadamente.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión que se mantiene alta y puede dañarlos. El corazón bombea sangre a los vasos, y la tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

La tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón bombea (sistólica) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, hablamos de hipertensión.

Aunque a veces la hipertensión se manifiesta dando síntomas como dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales, la mayoría de veces pasa desapercibida. De ahí la importancia de llevar controles periódicos para poder detectarla y tratarla.

¿Es peligrosa la hipertensión?

La hipertensión es la causa prevenible más importante de enfermedades cardiovasculares del mundo, responsable de una morbimortalidad cardiovascular elevada.

Si no se controla, la hipertensión puede provocar un infarto de miocardio, y, a la larga, una insuficiencia cardiaca o accidentes cerebrovasculares. La hipertensión también puede provocar ceguera, deficiencia renal o deterioro cognitivo.

Los efectos que tiene la hipertensión en la salud pueden verse agravados por otros factores de riesgo, como la diabetes, el colesterol alto, la obesidad, el consumo de tabaco, una dieta poco saludable, el uso abusivo del alcohol, la inactividad física, y estar sometido a un estrés permanente.

Hipertensión: Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la hipertensión quedan resumidos en esta infografía

Hipertensión: Consejos para controlarla

  • Reduce el consumo de sal a menos de 5 g al día
  • Deja de fumar. No sólo es la mejor medida que puedes tomar para tu salud sino que además disminuirás el riesgo cardiovascular
  • Disminuye el consumo de alcohol
  • Reduce la ingesta total de grasas, en especial las saturadas
  • Practica ejercicio físico regularmente, de 3 a 5 veces por semana, y de 30 a 45 minutos cada vez. El ejercicio debe ser aeróbico
  • Vigila tu peso: cada pérdida de 5 kg de exceso de peso puede reducir la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos.
  • Aprende a gestionar el estrés mediante meditación, ejercicio físico adecuado y relaciones sociales positivas.
  • Toma correctamente tu medicación, aunque tu presión arterial se mantenga dentro de los valores normales. Precisamente es la medicación la que la mantiene dentro de estos valores
  • Tómate regularmente la tensión. En la farmacia ofrecemos este servicio y te hacemos un seguimiento, pero si prefieres hacerlo en casa también es conveniente seguir unos consejos que te ofrecemos en este post

¿Cómo medir la tensión arterial en casa?

En la farmacia podemos asesorarte sobre el tensiómetro más adecuado y sobre su forma correcta de utilización para que la medida sea fiable.

A la hora de realizar la medición, estas deben ser las condiciones óptimas del paciente:

  • Busca un ambiente tranquilo donde puedas sentirte relajado para reducir al máximo tu actividad mental
  • No debes haber realizado ejercicio físico previamente y debes mantener reposo los cinco minutos previos a la toma.
  • Mantén la espalda recta y no cruces la piernas
  • Evita cualquier tipo de desasosiego o intranquilidad
  • No fumes ni consumas productos con cafeína durante los 15 minutos previos a la medición
  • No hagas la toma tras una comida copiosa
  • Selecciona el brazo donde la tensión sea más elevada, para lo cual habrás debido tomar la medida en los dos brazos la primera vez que usas el tensiómetro
  • Haz tres mediciones y calcula el promedio
  • Alterna medidas de mañana y tarde, anótalas y llévalas contigo a la farmacia o la consulta del médico para llevar un control

Los valores tomados en casa suelen ser ligeramente inferiores a los de la farmacia o el médico debido al ‘efecto bata blanca’. Es debido a la sugestión a lo que pueda decirnos el profesional o a los valores que puedan aparecer. Como ya hemos dicho el estrés es un factor que aumenta los valores.

Llevar un control adecuado de tu tensión no es complicado, en la farmacia podemos ayudarte. Tenerla bajo control te reportará muchos beneficios a corto y largo plazo. ¡Consúltanos!

Cómo elegir el protector solar

Cómo elegir el protector solar

Se acerca la época en que empezaremos a disfrutar del sol y somos conscientes de la necesidad de hacerlo convenientemente protegidos frente a sus radiaciones, pero puede que nos pase que nos ponemos delante de todo el abanico de posibilidades para elegir el protector solar que mejor se adapte a nuestras circunstancias y nos asalta un mar de dudas ante tanta oferta, y acabamos eligiendo el que más nos atrae por su diseño o incluso por precio.

De ahí la importancia de escoger un establecimiento donde podamos recibir un asesoramiento adecuado acerca de lo que nos conviene. No obstante hoy te damos unas recomendaciones para elegir el fotoprotector que mejor se adapta a tus particularidades.

Hemos oído hablar muchas veces del factor de protección solar o del SPF pero nos paramos un momento a recordar su significado: se define como un valor de multiplicación del tiempo necesario para sufrir lesiones en la piel por efecto del sol. Es decir, si usamos un fotoprotector de SPF 30, estamos multiplicando por 30 el tiempo que el sol necesitaría para producirnos una quemadura.

Elegir el protector solar: Fototipo y Radiación UV

El primer paso es tener en cuenta el índice de radiación ultravioleta, que se clasifica de nivel 0 a nivel 10 o superior, y el fototipo de la persona, que se numera del 1 al 6.

En España el índice de radiación UV está en torno al 8, y es de riego muy alto durante el verano. Puede consultarse la predicción de radiación en este enlace de la AEMET.

En cuanto al fototipo, los más comunes son el III y el IV, que se caracterizan por conseguir un bronceado relativamente rápido y en donde no suele existir un riesgo de quemadura solar para una exposición moderada. Los efectos de la radiación ultravioleta del sol sobre cada fototipo es distinto, de ahí que sea fundamental tenerlo en cuenta a la hora de elegir el protector solar.

Los fototipos I-II deben usar un fotoprotector con el número de Factor de Protección Solar (FPS) más alto.

Es importante tener en cuenta también que no debe usarse el fotoprotector que nos quedó del verano pasado. Por las circunstancias en que son empleados, están normalmente expuestos a un calor y a una humedad excesivos que pueden hacerles perder sus propiedades organolépticas e incluso su capacidad protectora. (Aprovechamos para recordar que en realidad nunca debería sobrar, ya que lo ideal es proteger la piel de las radiaciones solares durante todo el año, sobre todo en nuestras latitudes).

Elegir el protector solar en circunstancias especiales

Como curiosidad, si empleas también un repelente de mosquitos cuando te expones al sol, ¿lo aplicarías antes o después del fotoprotector? Pues lo adecuado es aplicar primero sobre la piel el fotoprotector y después el repelente, porque a la inversa la efectividad del repelente puede perderse.

¿Y qué ocurre si quieres ir maquillada? Pues que no es excusa para no aplicarte también el fotoprotector. Existen múltiples opciones, como usar un protector solar en polvo que puedas reponer cómodamente sobre tu maquillaje o usar una crema solar con color como base de maquillaje. En este enlace puedes consultar otras opciones

Es importante también hacer saber al farmacéutico antes de la recomendación si la piel tiene alguna otra particularidad, es decir si se trata de una piel sensible, si padece de rosácea, psoriasis, piel atópica, etc, pues hoy día existen muchas marcas que ya han incorporado a su vademécum productos específicos que incluyen en su formulación componentes y texturas adecuados para estas singularidades.

De la misma forma, también debes tener en cuenta si tomas algún medicamento y asesorarte sobre su capacidad fotosensibilizante antes de elegir el protector solar.

Es un hecho que hay importantes diferencias entre las pieles de ambos sexos, que deberán considerarse también. El hombre tiene distintas necesidades y distintos gustos.

Para acabar, compartimos este enlace que te ayudará a entender la simbología de los fotoprotectores

Consúltanos cualquier duda en la farmacia, ¡estaremos encantados de asesorarte! Y a disfrutar del sol, ¡es fuente de vida!