Elegir el repelente de mosquitos

Elegir el repelente de mosquitos

Llega el verano y con él los temidos mosquitos con sus picaduras. En la mayoría de casos no suponen más que una molestia leve que pasa en algunas horas o días, pero en otros casos, si se produce una reacción alérgica o la transmisión de alguna enfermedad, el problema adquiere mayores dimensiones. Es hora de elegir el repelente de mosquitos.

Normalmente son las hembras de varias especies de insectos las que pican, puesto que necesitan la sangre para poder llevar a cabo su ciclo reproductivo. Las reacciones que provocan en la piel son el resultado de una respuesta defensiva de nuestro sistema inmunológico contra la saliva o el veneno de los insectos, y se puede formar una pápula dolorosa y molesta con picor.

La experiencia nos demuestra que no todos somos iguales ante los mosquitos. ¿Por qué a algunos apenas les pican y a otros los devoran? A pesar de la creencia de que se debe a “la sangre dulce”, tiene que ver con el olor corporal, y éste se debe a factores como la temperatura corporal, las hormonas o el cosmético que te hayas aplicado. Tampoco somos iguales en la reacción que experimenta la piel ante la picadura, y si eres de los acribillados, tu cuerpo puede entender tras las sucesivas agresiones que no es un peligro mortal y entonces deja de reaccionar desmedidamente con los llamativos habones.

En cualquier caso, ¿cómo elegir el repelente de mosquitos? En el mercado hay decenas de tipos de repelentes contra los mosquitos y algunos más eficaces que otros. Te ayudamos a elegir el que más te conviene.

Los repelentes de mosquitos son una de las herramientas imprescindibles para evitar las picaduras, por eso es de gran importancia  hacer una buena elección del producto de entre todas las opciones posibles.

Al repelente ideal deberíamos exigirle estas características:

  1. Tener una cierta capacidad de evaporación, que permitiera una eficacia de más de 8 horas sin necesidad de repetir la aplicación
  2. Ser efectivo para diferentes especies de insectos
  3. No ser irritante para la piel y las mucosas
  4. Ser resistente al agua
  5. Ser resistente a la abrasión
  6. No tener olor

A la hora de elegir el repelente de mosquitos hay que tener en cuenta una serie de factores:

  • la edad de la persona que lo va a usar
  • el lugar donde vamos a estar (ciudad, campo, países tropicales etc)
  • la especie de insecto cuya picadura queremos evitar

Los repelentes de insectos se pueden clasificar en dos categorías:

  • Repelentes sintéticos convencionales
  • Repelentes biopesticidas

Repelentes sintéticos convencionales

DEET (NN, dietil-3-metilbenzamida o NN, dietil-m-toluamida). Es el repelente más utilizado. Las concentraciones utilizadas van desde el 5% hasta el 40%, en múltiples presentaciones: soluciones, lociones, cremas, geles, aerosoles, spray y toallitas impregnadas. Es bien tolerado, aunque en algunos pacientes aparece irritación, urticaria y erupciones, a concentraciones elevadas o si se usan durante un tiempo prolongado. Si se utiliza simultáneamente con filtros solares, se debe aplicar el repelente unos 30 o 60 minutos después de haberlos aplicado para no disminuir la eficacia del protector solar.

Repelentes biopesticidas

Los posibles efectos tóxicos de los productos químicos han favorecido la comercialización de otros de origen natural:

Citronela: es un aceite esencial de origen vegetal que se encuentra en muchos repelentes de insectos basados en hierbas naturales. Huele a limón y proporciona menos tiempo de protección que los repelentes con DEET, por lo que requiere de aplicaciones más frecuentes para mantener la eficacia. El aceite de citronela es poco tóxico y su aplicación tópica no suele provocar reacciones adversas.

Citriodiol: o PMD (p-metano-3,8 diol) se obtiene de un tipo de eucalipto (Eucalyptus citriodora), con eficacia protectora equivalente a los preparados de DEET al 20% durante 4-6h en concentraciones del 30%. De olor agradable y sin efectos adversos importantes, aunque puede producir irritación ocular.

Repelentes para la ropa Dejar al aire la mínima extensión de piel cubriéndola de ropa es otra opción, aunque la picadura de algunos puede atravesar la tela. Aquí entran en acción los repelentes para la ropa, con permetrina, el mismo principio activo usado contra los piojos pero a distinta concentración (te informarán de su empleo correcto en los centros de vacunación internacional). Se emplea solo si se viaja a zonas de riesgo de malaria o similar, pues esta neurotoxina puede causar irritaciones si lo aplica sobre la piel y se aplica solo sobre la ropa, dejándola secar bien antes de ponérsela.

Insecticidas de enchufe Pueden mantener a raya los mosquitos siempre que estemos en interiores. El ingrediente activo es la praletrina, un tipo de piretroide tóxico para los mosquitos pero seguro para seres humanos y mascotas. Se encuentran en formato líquido o en pastillas que se volatizan por el calor del propio enchufe. No hacen ruido.

Recomendaciones generales de empleo

  • Utilizar en el exterior y en espacios abiertos durante el tiempo necesario, y cumplir estrictamente las instrucciones de uso, especialmente el número de aplicaciones diarias permitidas
  • No se deben de aplicar en niños menores de 2 años. En niños más mayores, evitar la aplicación siempre que se pueda, y nunca aplicar en las manos, por el riesgo de que se las lleven a la boca o los ojos.
  • Los protectores solares pueden interferir en la acción de los repelentes de insectos y hay controversia en el orden de la aplicación. Se pueden utilizar preparados combinados, pero hace falta asegurarse de que la concentración es la adecuada para protegerse.
  • Cuando ya no sea necesario el repelente, hay que limpiar la piel con agua y jabón
  • Se ha de aumentar la frecuencia de aplicación después del baño o si se suda mucho
  • Si se presenta algún tipo de reacción en la piel, hay que lavar la zona con agua y jabón y consultar un profesional sanitario

¿Qué repelente es el más recomendado en zonas donde el mosquito transmite enfermedades? El DEET en concentraciones más elevadas (20%-50%) es uno de los repelentes más eficaces ante los mosquitos e insectos en general pero la información sobre las especies de mosquitos que habitan en las diferentes zonas del mundo la proporciona el centro de referencia para la vacunación y prevención de enfermedades tropicales

¿Son tóxicos? En general son bastante seguros si se utilizan conforme a sus recomendaciones y durante periodos de tiempos cortos. Los preparados más concentrados pueden presentar más toxicidad, por eso es conveniente utilizar el repelente más adecuado para cada situación y dejar los más potentes para situaciones realmente necesarias (viajes a países exóticos, áreas con prevalencia del mosquito tigre, personas muy sensibles a las picaduras, etc.)

¿Se pueden utilizar en niños?  Sin abusar y ajustándose a las indicaciones aprobadas del repelente en cuanto a la edad del niño. En niños pequeños (hasta los 12 años) no más de una o dos aplicaciones al día y, en niños de edad superior, hasta tres aplicaciones diarias Los repelentes están contraindicados en niños menores de 2 años, en los que habrá que usar otras medidas protectoras.

¡Consúltanos en la farmacia cualquier otra duda! ¡Te asesoramos!

Fuente consultada: BOT Plus. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Deja un comentario