Digestiones pesadas en Navidad: algunos consejos

Digestiones pesadas en Navidad: algunos consejos

 

digestiones pesadas

¿Digestiones pesadas en Navidad?

En Navidad las comidas con amigos y familia son frecuentes, y nuestros hábitos de alimentación varían considerablemente. Abusamos de dulces típicos de la época, de alimentos copiosos a los que no estamos acostumbrados y del alcohol, de forma que conforme avanza la Navidad nuestro estómago se va resintiendo y podemos padecer digestiones pesadas, sobre todo porque aumentamos considerablemente la ingesta de calorías en relación a nuestra rutina diaria y también modificamos aunque sea ligeramente los horarios de las comidas.

 

Digestiones pesadas: ¿cómo evitarlas?

El tiempo de digestión de un alimento depende de su composición, cantidad, preparación, metabolismo, microbiota, edad, sexo y estado de salud. Si se lo pones fácil a tu sistema digestivo desde el principio incorporando alimentos de cómoda digestión y que además contrarresten los efectos del resto de la comida, tu estómago te lo agradecerá.

Incorpora en el menú alimentos que facilitan la digestión:

Alcachofa: Promueve la secreción de bilis facilitando la digestión, por lo que puedes usarla como guarnición en platos de alto contenido graso

Espárrago: por su efecto diurético es un alimento esencial para la eliminación de toxinas, reduciendo la sensación de hinchazón.

Calabacín: por sus mucílagos, con propiedades emolientes para el sistema digestivo. Su ligero efecto laxante lo hace además recomendable en caso de problemas de estreñimiento.

Papaya: en los postres o en ensaladas, ayuda a digerir tanto las proteínas animales como las vegetales ayudándonos a procesar mejor los alimentos y a sentirnos menos hinchados.

También puedes incorporar hierbas o tisanas que coadyuven a la digestión, como hinojo, anís, manzanilla, menta, regaliz, perejil, comino, cúrcuma, jengibre, alcachofa, cardo mariano…

Digestiones pesadas: Puedes prevenirlas

Cuando la digestión es lenta, los alimentos que no se digieren adecuadamente pueden provocar síntomas de malestar gastrointestinal, como ardores, dolor abdominal, náuseas, eructos o reflujo, entre otros. Pero las comidas copiosas o los excesos no son la única causa de una mala digestión, sino también determinados hábitos a la hora de comer que en estas fechas se hacen más evidentes. Para evitar las digestiones pesadas y los desagradables síntomas posnavideños puedes incorporar estos hábitos a la hora de comer:

  • No comas en exceso: cuanta más cantidad de alimentos se consume, el sistema digestivo tiene menos posibilidades de completar la digestión. Siempre es mejor comer poca cantidad y de forma más frecuente.
  • Come despacio y mastica adecuadamente. Cuando se mastica de forma inadecuada pasas por alto el primer paso de la digestión, que se inicia en la boca con la masticación. Si no se realiza bien, los alimentos pasan menos triturados al estómago, la digestión se ralentiza y, en ocasiones, puede que no se termine de realizar.
  • Evita la actividad física inmediatamente después de comer
  • No hagas grandes siestas, y menos tumbado. Es preferible descansar 20 minutos en un sillón
  • No abuses del picante, comidas grasas o exceso de fibras
  • No uses ropa ajustada
  • No te acuestes inmediatamente después de una comida copiosa: durante la noche, los procesos digestivos se ralentizan. Comer muy tarde o acostarse inmediatamente después de comer es una causa común de problemas de digestión
  • Ojo con el alcohol, el tabaco y el café
  • Evita los estados ansiosos o de estrés mientras comes: tener un estado de ánimo alterado en el momento de comer afecta de forma negativa a la digestión enlenteciendo la acción de las enzimas digestivas. Así que ojo con los temas de conversación y las discusiones acaloradas a la hora de comer
  • Toma una infusión digestiva después de las comidas (manzanilla, menta poleo).
  • Y finalmente, dejarse guiar por el sentido común: si se nota que algo no sienta bien, dejar de comerlo. Si no se tiene apetito, no forzar, y si se tiene mucho apetito, comer despacio para saciarse antes.

 

El estómago es uno de los órganos que más se resienten durante la Navidad y los días posteriores. Pero además, es uno de los más vulnerables. De ahí que sea tan importante evitar o contrarrestar los efectos secundarios que conllevan las comidas abundantes. En la farmacia existen muchos preparados en caso de que, a pesar de estos consejos, seas víctima de digestiones pesadas en Navidad. La mayoría no requiere receta médica por lo que puedes recurrir a ellos en una situación de emergencia.

Nos despedimos con un vídeo sobre plantas medicinales y problemas digestivos que puede resultarte muy útil en estas fechas.

Con un poco de  moderación podrás mantener a raya las digestiones pesadas y disfrutar mucho más de la comida y de tus familiares y amigos durante estas fechas. ¡Felices fiestas!

Deja un comentario